Tu no tienes guitmo

miércoles, septiembre 14, 2005

¿Qué he hecho yo para merecer esto?



Desde este blog nos hacemos eco de la pregunta de la portada del periódico “As” sobre el estrépito del Real Madrid de anoche (recuerden: 3-0; cuatro si San Casillas no hubiera aguantado estoicamente el lanzamiento de penalti torpón de Juninho). Lanzamos cuatro posibles respuestas a tan peliaguda respuesta.

1) Jugar con cuatro mediocentros adelantados contra dos líneas de cuatro tan juntas y organizadas (por el medio no podía pasar ni la radiografía de un suspiro y mucho menos un Robinho con sobredosis de balón) puede ser mortal, y más cuando confías en las bandas (Salgado y Roberto Carlos) para oxigenar las opciones de ataque. Si pierdes el balón estás muerto. La velocidad de crucero del Lyon pudo con el rebufo de las dos bandas. Ejemplo: cuatro veces que se acercaron a puerta en la primera parte, tres goles y un penalti. Cien por cien de efectividad.

2) Si tres de tus cuatros defensas (Salgado, Roberto Carlos y el-fichaje-más-caro-de-la-liga-española Sergio Ramos) están más pendientes de atacar que de defender la cosa puede acabar en desastre. Por muchas oportunidades que tengas en el área contraria.

3) Tu portero tiene el día genial (no pudo hacer nada contra los tres goles del Lyon, era imposible, pero salvó el cuarto con una parada de penalti espectacular) pero el portero del equipo contrario es Superman (Coupet es Dios, punto pelota). Una razón para que el atac-i-gol del Madrid de la segunda parte se convirtiera en un personal via crucis merengue. No había visto tantas caras de desesperación desde la última de Haneke.

4) Tener de entrenador a Luxemburgo también ayuda, ¿no?