Tu no tienes guitmo

viernes, octubre 07, 2005

Todas nuestras esperanzaaaas

Enorme la publicidad de Antena 3 sobre el partido que enfrentará contra Bélgica el próximo sábado 8.

"Cuarenta millones de españoles no pueden meter un gol, pero tú si puedes. El sábado nos jugamos la clasificación al mundial"

'Tú', es éste.



Que clarividencia, en una sola frase han hecho evidente el porqué España nunca ha ganado nada... porque nadie en este santo país puede meter un gol. Tenemos una liga de primera pero unos jugadores de segunda (y un entrenador de tercera regional)... Que aprendan de sus colegas brasileños, todos en un estado de forma brillante porque se acerca, realmente, la única cita que les interesa: Alemania 2006.

Para más inri, me encuentro en la web de la Fifa este articulo:

Bélgica recuerda sus días de gloria con la visita de España
4 de octubre de 2005
por FIFAworldcup.com

Ahora que las esperanzas belgas de llegar a la Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006 se desvanecen, el encuentro del sábado en Bruselas con España, su rival del Grupo 7, servirá para reavivar en algunos aficionados del país dulces recuerdos de días más felices.
No hay que olvidar que, precisamente a expensas de España, la selección belga dirigida por Guy Thys y con hombres tan ilustres como Jan Ceulemans, Eric Gerets y Jean-Marie Pfaff (por no mencionar a Leo Clijsters, padre de la actual estrella del tenis, Kim) pasó a las semifinales de México 1986, tras un encuentro de cuartos de final en la cuidad Puebla que se definió en tanda de penales.
Bélgica no había llegado tan lejos nunca antes y no ha vuelto a conseguirlo desde entonces. Su éxito en México fue una auténtica sorpresa. Anteriormente, los belgas se habían colocado en la final del Campeonato Europeo de la UEFA en 1980 y, dos años después, habían sorprendido a la defensora del título, Argentina, con una victoria por 1-0 en el partido inaugural de la Copa Mundial de la FIFA celebrada en España.

Lentos inicios
De camino a México, Bélgica venció por los pelos a Holanda por el recuento de goles en campo contrario en la repesca de clasificación y, a continuación, encaró lentamente la fase final, que abrió con una derrota por 2-1 frente a la selección anfitriona. A continuación, se impuso por 2-1 a Irak, con un gol de Enzo Scifo, su joven prodigio de 20 años de edad en el centro del campo. Su empate a 2-2 con Paraguay dejó a los belgas con aspiraciones para pasar a la segunda ronda entre los mejores terceros de las diferentes tablas.
Erwin Vandenbergh, autor del gol de la victoria contra Argentina en España, y Rene Vandereycken habían regresado a casa por lesión. La Unión Soviética, una selección que se había proclamado campeona de grupo por encima de Francia, se interpuso en el camino de Bélgica en la segunda ronda. Como por arte de magia, el equipo belga encontró su garra y su brío y, de repente, cobró vida. Los Diablos Rojos remontaron una desventaja de dos goles y, en tiempo añadido, se adjudicaron el partido con una enorme victoria por 4-3. Los goles de Scifo, Ceulemans, el joven defensa Stephane De Mol y Nico Claesen eclipsaron la tripleta de Igor Belanov.
Bélgica se había colocado en cuartos de final con una victoria espectacular que, además, la fortaleció. Su rival en cuartos, España, también tenía muchas razones para ser optimista tras su éxito, mucho más fulminante si cabe, en la segunda ronda: su paliza por 5-1 a una gran favorita, la selección de Dinamarca. Aquél fue el día en que el ariete del Real Madrid Emilio Butragueño, que a la sazón contaba sólo 22 años de edad, se convirtió en el primer futbolista desde la época de Eusébio, veinte años atrás, que marcaba cuatro goles en un partido de la fase final de la Copa Mundial de la FIFA.

Una ocasión tensa
Si bien ambos equipos habían ofrecido un festival de goles en la segunda ronda, su encuentro del 22 de junio se convirtió en un choque bastante tenso y mucho menos fluido. Cuatro meses antes, en un amistoso celebrado en Elche, los españoles se habían hecho con la victoria por 3-0. Aquí, desperdiciaron ya la primera ocasión de ponerse por delante en el marcador, cuando Julio Salinas fue incapaz de aprovechar un error de Michel Renquin en la defensa belga. Bélgica logró la ansiada ventaja en el minuto 35, en contra de la tendencia del partido, con un pase de Frank Vercauteren desde la derecha que Ceulemans marcó con un remate de cabeza.
El muy experimentado Ceulemans estuvo a punto de doblar la ventaja a principios de la segunda mitad pero, auque disfrutaba de una oportunidad clara de enviar un trallazo directamente a meta, optó por pasar el balón a Daniel Veyt, quien lanzó un tiro muy desviado. Los belgas habrían de lamentar aquel error, ya que, a falta de tan sólo cinco minutos para el final, España empató el encuentro. Con su presión constante de la defensa rival, el conjunto de Miguel Muñoz se hizo con un lanzamiento de falta desde los 30 metros: Víctor tocó el balón para el suplente Señor y éste batió a Pfaff con un soberbio cañonazo muy largo que dejó el marcador 1-1.
El tiempo añadido no ofreció más goles, por tanto, hubo que recurrir a los penales para deshacer las tablas. Pfaff paró el segundo intento de España, que había lanzado Eloy, pero los Diablos Rojos no fallaron ni uno solo de sus disparos. El suplente Leo Van Der Elst completó la victoria por 5-4 con su magnífica diana. Bélgica pasaba a semifinales.
Pero hasta allí llegaría. La brillantez de Diego Maradona hizo trizas las aspiraciones belgas en su semifinal contra Argentina. El mítico número 10 se convirtió en el autor de los dos tantos en aquella derrota por 2-0 de los hombres de Thys. Posteriormente, la selección belga perdió su partido contra Francia por el tercer puesto (4-2).
Seguramente, los hinchas españoles que viajen este fin de semana a Bruselas preferirán recordar este otro resultado: cuando España volvió a encontrarse con Bélgica cuatro años más tarde, en la primera ronda de la fase final de la Copa Mundial de la FIFA en Italia, la Furia fue la gran protagonista de la fiesta y clamó venganza con un triunfo por 2-1 en Verona. Para Bélgica, los recuerdos de México y de aquellos momentos de gloria en los escenarios mundiales, aunque lejanos ya, siguen intactos.


Y adjuntan esta foto... son unos cachondos!